¿Cómo afecta la meditación al cerebro?

¿Cómo afecta la meditación al cerebro?

Lo que ocurre durante la meditación

La popularidad del mindfulness se ha disparado en los últimos años. En pocas palabras, se trata de un tipo de ejercicio mental que ayuda a concentrarse en el momento presente, utilizando técnicas como la meditación, el yoga y los ejercicios de respiración.

El funcionamiento exacto del cerebro sigue siendo un misterio para los científicos. Sabemos que hay zonas del cerebro que son responsables de funciones específicas. El lóbulo frontal, por ejemplo, es donde se planifica el futuro. También sabemos que hay muchas conexiones entre estas áreas. Pero todavía hay lagunas en nuestro conocimiento sobre cómo se producen exactamente los pensamientos y los sentimientos.

Hay pruebas que relacionan la práctica de la atención plena con cambios en muchas partes del cerebro. Algunas investigaciones sugieren que la atención plena puede afectar a la producción de sustancias químicas que cambian nuestro estado de ánimo. También sabemos que las conexiones entre las diferentes regiones del cerebro cambian cuando estamos atentos.

Los científicos han utilizado escáneres de resonancia magnética para ver cómo cambia el cerebro cuando las personas practican mindfulness. Esto ha puesto de manifiesto algunos resultados fascinantes. Las pruebas sugieren que ciertas áreas del cerebro pueden encogerse o crecer en respuesta a la práctica regular de mindfulness. He aquí algunos ejemplos.

Qué hacer durante la meditación

La meditación te ayuda a centrarte en el presente, lo que puede mejorar tu concentración en otras tareas de la vida diaria.  Un estudio de 2011 de la Escuela de Medicina de Harvard examinó los efectos de la meditación de atención plena en el cerebro y encontró una conexión entre la atención plena y el procesamiento de nueva información.    Los investigadores examinaron los cerebros de 17 personas antes y después de participar en un programa de meditación de ocho semanas. Los escáneres cerebrales mostraron un aumento de la materia gris en las partes del cerebro responsables del aprendizaje, la memoria y la regulación emocional.  Además, un estudio de 2016 de investigadores de la Universidad Carnegie Mellon demostró cómo la meditación de atención plena puede mejorar la concentración y la toma de decisiones.  El estudio consistió en 35 adultos desempleados que buscaban trabajo. Un grupo participó en un programa de relajación de tres días sin componentes de meditación de atención plena, mientras que el otro grupo participó en tres días de meditación de atención plena. Los escáneres cerebrales realizados antes y después mostraron un aumento de la conectividad entre las partes del cerebro que controlan la atención en el grupo de meditación.  “Las investigaciones demuestran que podemos entrenar nuestra atención y nuestra metaconciencia, y que se trata de una habilidad que se puede aprender”, afirma el doctor Richard Davidson, profesor de psicología y psiquiatría de la Universidad de Wisconsin-Madison y fundador del Centro para Mentes Saludables.

  ¿Cómo le digo a mi esposo que estoy embarazada si él no quiere?

Beneficios de la meditación a largo plazo

Sabía que iba a ir a casa a visitar a mi familia a finales de diciembre, y bueno, tengo la mala costumbre de volver a ser una niña de 13 años cada vez que estoy cerca de ellos. Todas mis viejas inmadureces y ansiedades se activan. Me convierto en una versión más reactiva y menos compasiva de mí misma.

Pero en estas fiestas, estaba decidida a evitar las peleas con mi familia. Me mostraría amable y ecuánime durante toda la visita. Sabía que para tener una oportunidad de lograrlo, necesitaría un arma secreta.

A partir de 2005, la neurocientífica de Harvard Sara Lazar comenzó a publicar algunos hallazgos alucinantes: La meditación puede cambiar literalmente la estructura de tu cerebro, engrosando áreas clave del córtex que te ayudan a controlar tu atención y tus emociones. Tu cerebro -y posiblemente, por extensión, tu comportamiento- puede cosechar los beneficios si practicas la meditación durante media hora al día a lo largo de ocho semanas.

Estaba intrigado, aunque escéptico. Sobre todo, tenía curiosidad por saber más. Y no fui el único. En 2014, se habían realizado suficientes estudios de seguimiento para justificar un meta-análisis, que mostró que los cerebros de los meditadores tienden a aumentar en un montón de regiones, incluyendo la ínsula (involucrada en la autoconciencia emocional), partes de la corteza cingulada y la corteza orbitofrontal (involucrada en la autorregulación), y partes de la corteza prefrontal (involucrada en la atención).

Meditación corteza prefrontal

ResumenLas crecientes pruebas de neuroimagen sugieren que la experiencia en meditación de atención plena está relacionada con diferentes configuraciones funcionales y estructurales de la red de modo por defecto (DMN), la red de saliencia (SN) y la red ejecutiva en reposo. Sin embargo, los estudios longitudinales que observan los efectos de la plasticidad de la red en reposo en cerebros de principiantes que comenzaron a practicar la meditación son escasos y generalmente están relacionados con una dimensión, como los efectos estructurales o funcionales. El propósito de este estudio fue investigar los cambios estructurales y funcionales de las redes cerebrales (por ejemplo, la DMN) después de 40 días de entrenamiento de meditación de atención plena en novatos y ponerlos en el contexto de una sintomatología de depresión y ansiedad potencialmente alterada. Encontramos efectos estructurales y funcionales superpuestos en el precuneus, una región posterior de la DMN, donde el grosor cortical aumentó y las amplitudes de baja frecuencia (ALFF) disminuyeron, mientras que la disminución de ALFF en el precuneus izquierdo/córtex cingulado posterior se correlaciona con la reducción de las puntuaciones de depresión (CES-D). En conclusión, la superposición regional de los cambios estructurales y funcionales en el precuneus puede capturar diferentes componentes de los complejos cambios del entrenamiento de la meditación de atención plena.

  Factores de riesgo y desarrollo de la sociopatía: genética y entorno familiar

Relacionadas

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad