Saltar al contenido

¿Cuál es la importancia de luchar por tus sueños?

Papel pintado “Lucha por tus sueños

Un sueño, una visión, una meta, un deseo, son todas las cosas que la mayoría de nosotros sabemos que necesitamos cuando estamos trabajando hacia el éxito, pero en algún lugar a lo largo de la línea, hemos olvidado por qué es tan importante que los sigamos.

5. Los sueños pueden distraerle de los acontecimientos negativos de la vida. Sopesarás qué es más importante, tus sueños o el drama. El drama parece obsoleto cuando te apasiona seguir tus sueños.

7. A través de la realización de tus sueños llegarás a apreciar la experiencia del fracaso y sabrás que el fracaso es sólo parte del éxito y que en realidad no fue tan malo ya que al final todo valió la pena.

14. Cuando logras tu sueño, eres el primero en verlo realizado. Puedes compartir tus logros con el resto del mundo, pero tú estuviste allí, en primera fila, en una sola silla, para vivir la magia que se desarrolló.

Bueno, tenemos un evento que está diseñado para llevarte a través de las 6 etapas de transformación y todo se hace en un lugar inolvidable en Bali con una sala llena de personas cuidadosamente seleccionadas que están listas para hacer de este su mejor año. Te mostraremos cómo superar tus bloqueos y crear un nuevo plan de juego para tu vida, de modo que sanes las partes de ti mismo que te han estado frenando durante demasiado tiempo.

Sigue luchando por tus sueños quotes

Sueños sobre peleas: Cuando sueñas con peleas, suele ser señal de un gran conflicto en tu interior. Tus emociones podrían estar desbocadas por cortesía de la difícil situación que podrías estar enfrentando en la vida.

  ¿Qué dice la Biblia de las excusas?

Sus arrebatos emocionales podrían ser una forma de desahogo y si no está experimentando ningún arrebato emocional en su vida de vigilia entonces el sueño sobre peleas podría ser la forma subconsciente de desahogarse o de hacerle saber que necesita liberar la tensión.

Es posible que trabajes todos los días de la semana, sin descanso el fin de semana, y que trabajes muchas horas al día. Sales de casa a las 5.00 a.m. y vuelves pasada la medianoche, pides comida y comes en tu escritorio e incluso llevas algo de trabajo a casa.

Cuando por fin te metes en la cama, duermes con la ropa puesta porque estás demasiado cansado para quitártela. Es posible que tu casa esté llena de alimentos a medio comer y que parezca que ha pasado un huracán porque estás tan ocupado que has descuidado la limpieza y el orden.

Una situación difícil en tu vida podría estar causándote algún tipo de trastorno emocional. La crisis podría ser algo que involucre a tus seres queridos o incluso a ti mismo. Si no puedes hacer nada al respecto, espera a que pase y puede que todo vaya bien. Por otro lado, si puedes hacer algo, entonces, por supuesto, haz algo para remediar la situación.

Lucha por tus sueños en japonés

Envolvemos nuestras razones para NO hacer algo en mullidas almohadas y conseguimos que nuestros amigos, familiares y colegas nos crean también, casi como si NECESITARAMOS la confirmación de que “no deberíamos” alcanzar nuestras metas. Sabes exactamente cómo suena esto, “realmente quiero ponerme en la mejor forma de mi vida pero tengo 2 niños que cuidar”, o “sí, me encantaría empezar mi propio negocio pero no sé nada de negocios”, o “no tengo el dinero por eso no estoy haciendo XY o Z”. La persona con la que estamos hablando en ese momento, por compasión, dice algo como “sí, entiendo de dónde vienes”, y en ese momento – el sueño se acaba, te olvidas de que lo has tenido y nos tomamos el café y hablamos del tiempo, del trabajo o de alguna otra conversación que sabemos que está dentro de nuestra zona de confort.

  ¿Qué cualidades hay con la letra O?

No estoy afirmando que “estar en nuestra zona de confort” esté mal, créanme, me encanta una buena película en el cine o quedar con un amigo para ponerse al día y charlar. Sin embargo, tenemos que ser realistas y saber que el resto de las veces estas RAZONES que nos damos para no hacer algo hacen su trabajo extremadamente bien, nos paran en seco y nos permiten seguir viviendo como si nuestra vida no fuera realmente tan importante, siempre y cuando podamos pagar las facturas y pasar la otra semana, ¿verdad?

Luchando por mis sueños para mi familia

Envolvemos nuestras razones para NO hacer algo en mullidas almohadas y conseguimos que nuestros amigos, familiares y colegas nos crean también, casi como si NECESITÁRAMOS la confirmación de que “no deberíamos” alcanzar nuestras metas. Sabes exactamente cómo suena esto, “realmente quiero ponerme en la mejor forma de mi vida pero tengo 2 niños que cuidar”, o “sí, me encantaría empezar mi propio negocio pero no sé nada sobre negocios”, o “no tengo el dinero por eso no estoy haciendo XY o Z”. La persona con la que estamos hablando en ese momento, por compasión, dice algo como “sí, entiendo de dónde vienes”, y en ese momento – el sueño se acaba, te olvidas de que lo has tenido y nos tomamos el café y hablamos del tiempo, del trabajo o de alguna otra conversación que sabemos que está dentro de nuestra zona de confort.

No estoy afirmando que “estar en nuestra zona de confort” esté mal, créanme, me encanta una buena película en el cine o quedar con un amigo para ponerse al día y charlar. Sin embargo, tenemos que ser realistas y saber que el resto de las veces estas RAZONES que nos damos para no hacer algo hacen su trabajo extremadamente bien, nos detienen en nuestro camino y nos permiten seguir viviendo como si nuestra vida no fuera realmente tan importante, siempre y cuando podamos pagar las facturas y pasar la otra semana, ¿verdad?

  ¿Qué quiere decir me da pena?
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad