¿Cómo se representan las vistas en el sistema americano?

Cuándo se creó el sistema americano

La fortaleza y estabilidad de la democracia se ha convertido en un tema de intenso debate en Estados Unidos y en todo el mundo. Pero, ¿qué opinan los estadounidenses de su propia democracia? Como parte de un esfuerzo de un año para estudiar “Los hechos, la confianza y la democracia”, el Centro de Investigación Pew ha realizado una importante encuesta sobre las opiniones del público acerca del sistema político y la democracia estadounidenses. La encuesta concluye que, si bien los estadounidenses están de acuerdo en general con importantes ideales relacionados con la democracia en Estados Unidos, creen que el país se está quedando corto en la realización de muchos de estos ideales.

1Se considera que la democracia funciona bien, pero la mayoría quiere cambios “significativos”. Alrededor de seis de cada diez estadounidenses (58%) dicen que la democracia funciona bien en Estados Unidos, aunque sólo el 18% dice que funciona muy bien. Al mismo tiempo, una mayoría apoya la realización de cambios profundos en el sistema político: el 61% dice que se necesitan “cambios significativos” en el “diseño y la estructura” fundamentales del gobierno de Estados Unidos para que funcione en los tiempos actuales.

2La mayoría de los estadounidenses dicen que sería demasiado arriesgado dar más poder a los presidentes. Alrededor de tres cuartas partes del público (76%) dicen que sería “demasiado arriesgado” dar a los presidentes más poder para tratar directamente los problemas de la nación. Solo el 21% apoya la opinión de que los problemas podrían abordarse mejor si los presidentes pudieran preocuparse menos por el Congreso y los tribunales. Desde 2016, los republicanos son menos propensos -y los demócratas más- a decir que sería demasiado arriesgado dar más poder a los presidentes. Aun así, grandes mayorías en ambos partidos (70% de los republicanos y 83% de los demócratas) se oponen a la idea de dar más poder a los presidentes.

  ¿Cómo estudiar para un examen en 5 minutos?

¿El sistema americano tuvo éxito?

El sistema de los monos o el sálvese quien pueda: Henry Clay dice “¡Entre y vea el nuevo y mejorado gran sistema americano original!” Las jaulas están etiquetadas: “Hogar, Consumo, Interior, Improvisación”. Esta caricatura de 1831 que ridiculiza el Sistema Americano de Clay muestra a los monos, etiquetados como diferentes partes de la economía de una nación, robándose los recursos (alimentos) unos a otros, y los comentaristas lo describen como genial o como una patraña.

El Sistema Americano fue un plan económico que desempeñó un importante papel en la política estadounidense durante la primera mitad del siglo XIX. Arraigado en las ideas de la “Escuela Americana” de Alexander Hamilton, el plan “constaba de tres partes que se reforzaban mutuamente: un arancel para proteger y promover la industria estadounidense; un banco nacional para fomentar el comercio; y subvenciones federales para carreteras, canales y otras “mejoras internas” para desarrollar mercados rentables para la agricultura”[atribución necesaria][1] El congresista Henry Clay fue el principal defensor del plan y el primero en referirse a él como el “Sistema Americano”.

Que se opuso al sistema americano

Los grupos de interés son un importante mecanismo a través del cual los ciudadanos de Estados Unidos dan a conocer sus ideas, necesidades y puntos de vista a los funcionarios elegidos. Los ciudadanos suelen encontrar un grupo de interés que se centra en sus preocupaciones, por muy especializadas que sean. Los directorios de asociaciones voluntarias estadounidenses revelan la increíble variedad de razones por las que los ciudadanos se agrupan. La Enciclopedia de Asociaciones de Gale Research, Inc. está considerada como una de las listas más completas. No todos estos grupos son políticamente activos, pero muchos intentan influir en la política pública.

  ¿Quién dijo la libertad es libre?

Una segunda característica del sistema que fomenta los grupos de interés es la descentralización del poder político hacia los estados y las localidades, conocida como sistema federal o “federalismo”. Las asociaciones de ciudadanos suelen iniciarse en el ámbito estatal y local, para luego combinarse en organizaciones nacionales. La descentralización fomenta así una mayor variedad de grupos de interés. También debilita aún más el sistema de partidos, ya que la diversidad social y económica de los 50 estados dificulta una estricta disciplina de partido.

El sistema americano de Henry Clay

Como muestra el gráfico siguiente, la diferencia total de votos entre los dos partidos para las elecciones a la Cámara de Representantes en 2016 fue del 1,2 por ciento. Pero la diferencia en el número de escaños es del 10,8 por ciento, lo que da un total de 21 escaños extra a los republicanos.

Esta sobrerrepresentación agregada del partido mayoritario es considerablemente extrema cuando se mira estado por estado. En los estados rojos (véase el gráfico 2), los republicanos obtuvieron el 56% de los votos, pero el 74,6% de la representación. En los estados azules, los demócratas obtuvieron el 60,3% de los votos, pero el 69,1% de la representación.

Casi todos los estados son “verdaderos”: los “verdaderos estados rojos” tienen una mayoría republicana de votos y representación; los “verdaderos estados azules” tienen una mayoría demócrata de votos y representación. Dos estados son “flipped blue states”; en Virginia y Wisconsin los republicanos obtuvieron la mayoría de los escaños a pesar de que los demócratas ganaron la mayoría de los votos para el Congreso.

  ¿Qué quiere decir el dicho vale lo que pesa?

La representación errónea es considerablemente mayor dentro de cada agrupación roja y azul que en el conjunto de Estados Unidos. Traducido a escaños en la Cámara de Representantes, los demócratas sobrerrepresentan a los estados azules (excluyendo los dos estados cambiados) en 19 escaños, mientras que los republicanos sobrerrepresentan a los verdaderos estados rojos y azules cambiados en 40 escaños. Los republicanos sobrepasan a los estados rojos (verdaderos y cambiados) en 16 puntos porcentuales, mientras que en los estados azules unidos la disparidad es de 11 puntos porcentuales.

Relacionadas

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad