Saltar al contenido

¿Cuáles son los tres niveles de vida según Aristóteles?

¿Cuáles son los tres niveles de vida según Aristóteles?

Las siete etapas de la vida en Grecia

Aristóteles (384 a.C. – 322 a.C.) fue un filósofo griego, alumno de Platón y maestro de Alejandro Magno. Escribió sobre: física, metafísica, poesía, teatro, música, lógica, retórica, lingüística, política, ética, biología y zoología. Su pensamiento en múltiples campos se consideró definitivo durante milenios, y su trabajo en ética y política sigue siendo muy influyente hoy en día. Es uno de los mayores pensadores de la historia de la filosofía occidental.

Los puntos de vista de Aristóteles sobre el buen vivir comienzan con una consideración de los fines y los medios. Supongamos que quiero un coche: el coche es mi fin u objetivo. Puedo ganar, pedir prestado o robar el dinero para conseguir el coche: estos son mis medios. El medio que elija dependerá de lo que sea más fácil, más rápido, más probable, etc. Pensar en el objetivo que perseguimos y en los medios que emplearemos para alcanzarlo es un pensamiento práctico. Pero ese pensamiento no da frutos hasta que no se traduce en una acción intencionada, que es actuar con algún fin, objetivo o propósito en mente. La acción con propósito contrasta con la acción sin propósito o irreflexiva, que es la acción sin fin.

Cuáles son las dos partes del alma según Aristóteles

“La felicidad depende de nosotros mismos”. Más que nadie, Aristóteles consagra la felicidad como un propósito central de la vida humana y una meta en sí misma. Por ello, dedica más espacio al tema de la felicidad que ningún otro pensador anterior a la era moderna.La Escuela de Aristóteles en MacedoniaViviendo en la misma época que Mencio, pero al otro lado del mundo, extrae algunas conclusiones similares. Es decir, la felicidad depende del cultivo de la virtud, aunque sus virtudes son algo más individualistas que las esencialmente sociales de los confucianos.Sin embargo, como veremos, Aristóteles estaba convencido de que una vida verdaderamente feliz requería el cumplimiento de una amplia gama de condiciones, incluyendo el bienestar físico y mental. De este modo, introdujo la idea de una ciencia de la felicidad en el sentido clásico, en términos de un nuevo campo de conocimiento.Esencialmente, Aristóteles sostiene que la virtud se logra manteniendo el Medio, que es el equilibrio entre dos excesos. La doctrina de Aristóteles sobre el Medio recuerda al Camino Medio de Buda, pero hay diferencias intrigantes. Para Aristóteles el medio era un método para alcanzar la virtud, pero para Buda el Camino Medio se refería a una forma de vida pacífica que negociaba los extremos del duro ascetismo y la búsqueda del placer sensual. El Camino Medio era un requisito mínimo para la vida meditativa, y no la fuente de la virtud en sí misma.

  ¿Cómo tratar a una persona cerrada emocionalmente?

Resumen de Aristóteles sobre el alma

La función básica de la “filosofía” es plantear preguntas y reflexionar sobre la naturaleza del pensamiento humano y del universo. Así, una discusión sobre la filosofía de la felicidad en la vida puede considerarse como un examen de la naturaleza misma de la felicidad y de lo que significa para el universo.

Los filósofos se han preguntado por la felicidad desde la antigüedad. Aristóteles, cuando se preguntaba “cuál es el fin último de la existencia humana”, aludía a que el fin era lo que, según él, era la “felicidad”. Lo denominó eudaimonia: “actividad que expresa la virtud”. Todo esto se explicará en breve.

El propósito de este artículo es explorar la filosofía de la felicidad en la vida, incluyendo una mirada más cercana a la filosofía de Aristóteles y respondiendo a algunas de esas “grandes” preguntas sobre la felicidad y la vida buena. En este artículo también encontrarás algunos consejos prácticos que ojalá puedas poner en práctica en tu propia vida. Que lo disfrutes.

Antes de seguir leyendo, hemos pensado que te gustaría descargarte gratis nuestros 3 ejercicios de psicología positiva. Estos ejercicios, basados en la ciencia, exploran aspectos fundamentales de la psicología positiva, como las fortalezas, los valores y la autocompasión, y te darán las herramientas necesarias para mejorar el bienestar de tus clientes, estudiantes o empleados.

El alma sensible de Aristóteles

¿Cómo debe entenderse la palabra “bueno”? Como Platón antes que él, Aristóteles vincula la palabra “bueno” a la función especial de una cosa. Un martillo es bueno si hace lo que se espera que hagan los martillos. Un carpintero es bueno si cumple su función de constructor. Esto sería válido para todos los oficios y profesiones. Pero aquí Aristóteles distingue entre el oficio o la profesión de uno y su actividad como persona. Ser un buen médico, por ejemplo, no significa lo mismo que ser una buena persona. Se puede ser un buen médico sin ser una buena persona, y viceversa. Aquí hay dos funciones diferentes, la función de ser médico y la función de actuar como persona. Para descubrir el bien al que debe aspirar una persona, Aristóteles dijo que debemos descubrir la función distintiva de la naturaleza humana. La persona buena, según Aristóteles, es la que cumple su función como persona.

  ¿Qué es el cambio en la filosofia?

Dado que la función de un ser humano como tal significa el buen funcionamiento del alma, Aristóteles trató de describir la naturaleza del alma. El alma es la forma del cuerpo. Como tal, el alma se refiere a la persona total. En consecuencia, Aristóteles dijo que el alma tiene dos partes, la irracional y la racional. La parte irracional se compone a su vez de dos subpartes, la vegetativa y la deseante o “apetitiva”. En su mayoría, éstas son “algo contrario al principio racional, que se resiste y se opone a él”. El conflicto entre los elementos racionales e irracionales en el hombre es lo que plantea los problemas y la materia de la moral.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad