¿Cómo saber si mi hija tiene apego?

¿Cómo saber si mi hija tiene apego?

Cuestiones de apego

ResumenEl trastorno de apego reactivo es una afección rara pero grave en la que un bebé o un niño pequeño no establece vínculos saludables con sus padres o cuidadores. El trastorno reactivo del apego puede desarrollarse si no se satisfacen las necesidades básicas de confort, afecto y cariño del niño y no se establecen relaciones de apego estables, afectuosas y con otras personas.

Con un tratamiento adecuado, los niños que padecen un trastorno reactivo del apego pueden desarrollar relaciones más estables y saludables con sus cuidadores y otras personas. Los tratamientos para el trastorno reactivo del apego incluyen aprender a crear un entorno estable y afectuoso y proporcionar interacciones positivas entre el niño y sus cuidadores. El asesoramiento y la educación de los padres o cuidadores pueden ayudar.Productos y serviciosMostrar más productos de Mayo Clinic

SíntomasEl trastorno de apego reactivo suele comenzar en la infancia. Hay poca investigación sobre los signos y síntomas del trastorno reactivo del apego más allá de la primera infancia, y sigue siendo incierto si se produce en niños mayores de 5 años.

¿Está mi hijo bien sujeto?

Incluso la forma en que miras a tu hijo a la cara o interpretas las cosas que no te dice es importante. Es más, esas señales no verbales y tus respuestas pueden ser más importantes que las palabras que vienen después.

¿Te preguntas si tu hijo ha desarrollado un sentido saludable de conexión emocional con su entorno? El apego sano (que no debe confundirse con la crianza con apego) sienta las bases para el compromiso social y emocional, el interés intelectual y educativo y el desarrollo físico.

El apego es una comunicación emocional sin palabras. Representa una relación que es más que un simple vínculo o un sentimiento de cercanía con tu hijo. Lo ideal es que el apego sea más sano y fuerte cuanto más experimente su hijo conexiones emocionales seguras. Como las necesidades de tu hijo fueron satisfechas antes de que pudiera transmitir sus necesidades, deseos y emociones verbalmente, el apego se desarrolló con el tiempo.

  ¿Cómo tener una buena relación con tu hija?

1. Su hijo prefiere su compañía a la de extraños. Tu hijo te busca con el contacto visual, los gestos o la reubicación física. Aunque su hijo puede pasar tiempo con otras personas sin demasiada ansiedad, le busca a usted en busca de apoyo, un buen indicador de que tendrá la capacidad de buscar un apoyo social adecuado más adelante en su vida.

¿Tengo problemas de apego?

Si un niño percibe que no se satisfacen sus necesidades, no es capaz de crear un vínculo seguro y estable con sus cuidadores. Esto conduce al desarrollo de un estilo de apego inseguro y, en última instancia, a una percepción distorsionada de cómo funcionan las relaciones.

El trabajo de John Bowlby sobre la teoría del apego se remonta a la década de 1950. Basándose en su teoría, se identificaron tres estilos de apego inseguro 1. ansioso-preocupado, 2. evitativo-dismisivo y 3. desorganizado/temeroso-evitativo. El cuarto estilo de apego que descubrió fue el apego seguro.

El concepto es relativamente fácil de entender. Cuando un bebé nace, el primer vínculo social que encuentra es con los cuidadores (en la mayoría de los casos, los padres). Es entonces cuando el cerebro del niño empieza a formarse una percepción de las interacciones sociales.

Si ha observado un patrón de comportamientos poco saludables y emocionalmente desafiantes en su vida amorosa, podría beneficiarse de profundizar y explorar la forma en que se apega a las personas en las relaciones íntimas. Aquí es cuando la teoría del apego resulta útil. La teoría del apego tiene una larga historia y se ha utilizado como base para una investigación continua, que podría ser bastante interesante explorar y bucear en ella.

  ¿Cuando los padres hacen diferencias entre los hijos?

Tipos de fijación

Amy Morin, LCSW, es la editora en jefe de Verywell Mind. También es psicoterapeuta, autora del exitoso libro “13 Things Mentally Strong People Don’t Do” (13 cosas que no hacen las personas mentalmente fuertes) y presentadora del podcast The Verywell Mind.

Los artículos de Verywell Mind son revisados por médicos certificados y profesionales de la salud mental. Los revisores médicos confirman que el contenido es exhaustivo y preciso, y que refleja las últimas investigaciones basadas en la evidencia. El contenido se revisa antes de su publicación y en caso de actualizaciones sustanciales. Más información.

Sin embargo, algunos bebés desarrollan trastornos del apego porque sus cuidadores no son capaces de satisfacer sus necesidades. Estos bebés son incapaces de establecer un vínculo con sus cuidadores y tienen dificultades para desarrollar cualquier tipo de apego emocional.

Las experiencias positivas repetidas con un cuidador ayudan a los bebés a desarrollar un apego seguro. Cuando un adulto responde a los llantos de un bebé alimentándolo, cambiándolo o consolándolo, el bebé aprende que puede confiar en que el adulto lo mantendrá seguro y atenderá sus necesidades.

Los niños que tienen un apego seguro tienden a establecer mejores relaciones con los demás y a resolver los problemas con mayor facilidad. Están dispuestos a probar cosas nuevas y a explorar de forma independiente, y tienen respuestas menos extremas al estrés.

Relacionadas

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad