¿Cuál es la diferencia entre el cuerpo alma y espíritu?

¿Cuál es la diferencia entre el cuerpo alma y espíritu?

Filosofía del alma

Las palabras “alma” y “espíritu” aparecen en toda la Biblia, cada una de ellas cientos de veces en el Antiguo y el Nuevo Testamento. La palabra hebrea traducida como “alma” significa una criatura que respira, en la que hay vida, ya sea física o mental. La palabra griega del Nuevo Testamento es similar. En su sentido más básico, la palabra “alma” significa “vida”, ya sea física o eterna. Jesús pregunta de qué le sirve al hombre ganar el mundo entero y perder su alma, refiriéndose a su vida eterna (Mateo 16:26). Tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento reiteran que debemos amar a Dios por completo, con toda el “alma”, que se refiere a todo lo que hay en nosotros que nos hace vivir (Deuteronomio 6:4-5; Marcos 12:30). Siempre que se utiliza la palabra “alma”, puede referirse a toda la persona, ya sea físicamente viva o en la otra vida.

La palabra “espíritu” se utiliza para denotar algo diferente en las Escrituras, aunque tanto las palabras hebreas como las griegas traducidas como “espíritu” también tienen el concepto de aliento o viento en sus raíces. Comprendemos la diferencia observando el contexto de los versículos que se refieren al espíritu del hombre. A diferencia del alma, que está viva tanto física como eternamente, el espíritu puede estar vivo, como en el caso de los creyentes, (1 Pedro 3:18), o muerto como los incrédulos (Colosenses 2:13; Efesios 2:4-5). La parte espiritual de los creyentes en Jesucristo es la que responde a las cosas que vienen del Espíritu de Dios, entendiendo y discerniendo espiritualmente. El espiritualmente muerto percibe las cosas del Espíritu como “necedad” porque, en su condición de espiritualmente muerto, no tiene la capacidad de discernir las cosas del Espíritu (1 Corintios 2:12-14). El espíritu es la parte de nosotros que está capacitada por Dios para conocerle y adorarle, la parte de la humanidad que se “conecta” con Dios, que es Él mismo Espíritu (Juan 4:24).

  ¿Cómo es ser paciente?

Qué es un alma

La Biblia habla del cuerpo, el espíritu y el alma. Pero a menudo nos encontramos con la pregunta: “¿cuál es la diferencia entre el espíritu y el alma?”. Sabemos que nuestro cuerpo es nuestra sustancia física. Pero el espíritu y el alma es la parte inmaterial de nosotros, y puede que nos cueste entender la diferencia entre ambos.

Hay dos puntos de vista cristianos principales sobre esto. Uno se llama “tricotomía”, que es la creencia de que hay un espíritu, un alma y un cuerpo, donde el alma y el espíritu son dos entidades distintas. Se dice que el alma es la mente, la voluntad y las emociones, donde pensamos y sentimos. Mientras que el espíritu nos da la capacidad de tener una relación íntima con Dios y se hace vivo y perfecto en el momento en que nacemos de nuevo.

Cuando miramos la Biblia para identificar la diferencia, no vemos una definición clara del espíritu y el alma. En cambio, vemos pasajes que representan el uso del alma y el espíritu indistintamente y otras escrituras que aparentemente los separan.

Hebreos 4:12 “Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón”.

¿Dónde va el alma después de dejar el cuerpo?

El alma y el espíritu son las dos partes inmateriales principales que las Escrituras atribuyen a la humanidad. Puede ser confuso intentar discernir las diferencias precisas entre ambas. La palabra espíritu se refiere únicamente a la faceta inmaterial de la humanidad. Los seres humanos tenemos un espíritu, pero no somos espíritus. Sin embargo, en las Escrituras, sólo se dice que los creyentes están espiritualmente vivos (1 Corintios 2:11; Hebreos 4:12; Santiago 2:26), mientras que los incrédulos están espiritualmente muertos (Efesios 2:1-5; Colosenses 2:13). En los escritos de Pablo, lo espiritual es fundamental para la vida del creyente (1 Corintios 2:14; 3:1; Efesios 1:3; 5:19; Colosenses 1:9; 3:16). El espíritu es el elemento de la humanidad que nos da la capacidad de tener una relación íntima con Dios. Siempre que se utiliza la palabra espíritu, se refiere a la parte inmaterial de la humanidad que se “conecta” con Dios, que es en sí mismo espíritu (Juan 4:24).

  ¿Cuál es la mejor manera de relajarse?

La palabra alma puede referirse tanto a los aspectos inmateriales como materiales de la humanidad. A diferencia de los seres humanos que tienen un espíritu, los seres humanos son almas. En su sentido más básico, la palabra alma significa “vida”; sin embargo, más allá de este significado esencial, la Biblia habla del alma en muchos contextos. Uno de ellos es en relación con el afán de la humanidad por pecar (Lucas 12:26). Los seres humanos tienen una naturaleza pecaminosa, y nuestras almas están manchadas de pecado. El alma, como esencia vital del cuerpo, es eliminada en el momento de la muerte física (Génesis 35:18; Jeremías 15:2). El alma, al igual que el espíritu, es el centro de muchas experiencias espirituales y emocionales (Job 30:25; Salmo 43:5; Jeremías 13:17). La palabra alma puede referirse a toda la persona, ya sea que esté viva en la tierra o en el más allá.

La diferencia entre el alma y el espíritu

¿Cuántas partes tiene el hombre? La Biblia dice que el hombre consta de tres partes: cuerpo, alma y espíritu. El hombre es un ser trino porque ha sido creado a imagen y semejanza de Dios (Génesis 1:26-27), que a su vez es una Trinidad. Pero, ¿cuál es la diferencia entre el cuerpo, el alma y el espíritu?

La opinión de que el hombre está hecho de tres partes se llama “tricotomía”. Pero también prevalece hoy en día la idea de que el hombre está formado sólo por dos partes: el cuerpo y el alma/espíritu (dicotomía). Dicen que el “espíritu” no es una parte separada del hombre, sino simplemente otro término para el “alma”, y que ambos términos se usan indistintamente en la Escritura para hablar de la parte inmaterial del hombre, la que vive después de que nuestros cuerpos mueren.

  ¿Cómo juntar 10 mil pesos en 100 días?

Pero este punto de vista ha causado a menudo confusión en las mentes de los cristianos. Aunque el alma y el espíritu están tan estrechamente relacionados que a veces es difícil distinguirlos con precisión, la Biblia deja claro que no son lo mismo; son divisibles.

La Biblia dice que Dios creó al hombre a su imagen y semejanza (Génesis 1:26-27); pero esto no significa semejanza física porque Dios es Espíritu (Juan 4:24). Ser a imagen de Dios se refiere a nuestra personalidad, conciencia, inteligencia, conciencia del bien y del mal, etc.

Relacionadas

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad