¿Que tengo que estudiar si no me gusta nada?

¿Que tengo que estudiar si no me gusta nada?

Cómo obligarse a estudiar cuando no se tiene

¿Has tenido alguna vez ese pensamiento? Muchos niños lo hacen. Normalmente esta sensación no dura mucho tiempo. Pero, ¿qué pasa si te sientes así demasiado? La escuela es un hecho de la vida, y recibir una educación puede ayudarte a construir el tipo de vida futura que deseas.

Si estás estresado, puede que te cueste tomar decisiones. Por la mañana, no puedes decidir qué comer, qué ponerte o qué llevar para el almuerzo. No quieres ir al colegio, así que pospones la recogida de tus cosas. Y ahora no estás preparado para ir al colegio, y acabas de perder el autobús, ¡otra vez! Quedarse en casa puede parecer una buena opción, pero sólo hace más difícil ir a la escuela al día siguiente.

Si no te gusta el colegio, el primer paso es averiguar por qué. Puede que no te guste el colegio porque un matón te molesta, o porque un niño que no te gusta quiere estar contigo. O tal vez no te lleves bien con tu profesor. Puede que te sientas diferente o que te preocupe no tener suficientes amigos.

A veces se trata de un problema con tus clases y trabajos escolares. Tal vez el trabajo es demasiado fácil y te aburres. O tal vez el trabajo es demasiado difícil, o no te sientes tan inteligente como los otros niños. Puede que la lectura o las matemáticas te resulten difíciles, pero se espera que hagas muchas cosas. Puede que te estés quedando cada vez más atrás y te parezca que nunca te vas a poner al día. Tal vez estés lidiando con preocupaciones, estrés o problemas que dificultan tu concentración en las tareas escolares.

  ¿Cuántos emperadores hay en el mundo?

Cómo estudiar cuando no tienes ganas | EDUCACIÓN | Letstute.

La dificultad para recordar el material de estudio es un problema común al que se enfrentan personas de todo el mundo. Sin embargo, intentar memorizar la información leyendo y releyendo los libros de texto no es la única respuesta, ni la más eficaz.

Aparte de una serie de técnicas y métodos, como el método Zettelkasten para aumentar y gestionar tus conocimientos, o determinadas aplicaciones útiles como herramientas educativas, hay algunos trucos que puedes enseñar tú mismo para ayudarte a recordar la información que aprendes.

Las memorias declarativas o explícitas suelen referirse al proceso de almacenar deliberadamente la información por un motivo concreto. Las memorias no declarativas o implícitas son las que hacemos de forma subconsciente. Por ejemplo, la capacidad de atarse los cordones de los zapatos o de orientarse en una tienda de comestibles.

Los estudiantes necesitan aprender y recordar información con regularidad, especialmente en época de exámenes. Por desgracia, muchos tienen dificultades para memorizar y recordar información, lo que puede tener efectos negativos como la frustración y la baja autoestima. Por eso, saber tomar notas inteligentes es una buena técnica que hay que practicar.

¡Cómo estudiar cuando no tienes ganas!

Hablar con tus amigos o comparar los apuntes de estudio es una buena manera de ver cómo otras personas explican las cosas. Conocerás sus diferentes puntos de vista sobre los temas, lo que puede ayudarte a ver las cosas desde una nueva perspectiva.

Además, cuando estás realmente agotado con el estudio, estudiar con amigos te repone. Es sociable y supone hablar más que escribir. Eso te dará esa segunda ráfaga de energía que necesitas para seguir estudiando.

  Superando el ego: Consejos para crecer personal y profesionalmente

A mí me parece que esta técnica de despejar la mente me ayuda a concentrarme. Estudio con más ahínco y durante más tiempo después de sólo 10 minutos de este ejercicio, lo que hace que valga la pena al 100% para aumentar mi productividad a largo plazo.

Cómo estudiar una asignatura que odias

Todos los estudiantes tienen momentos en los que estudiar es lo último que quieren hacer. Incluso los estudiantes de sobresaliente tienen problemas con esto: es parte de la experiencia de la educación superior. Sin embargo, para tener éxito en los estudios es necesario dominar cómo estudiar cuando no se tiene ganas.

Es bien sabido que el ejercicio diario es fundamental para la claridad mental. Sin embargo, a veces me excedo un poco en mis entrenamientos y mi cuerpo se cansa tanto físicamente, hasta el punto de querer simplemente meterse en la cama y ver Amazon Prime. Puede parecer una razón extraña para no tener ganas de estudiar, pero entender la causa de fondo es la clave del éxito.

La próxima vez que intentes estudiar sin éxito cuando no tengas ganas, escribe un diario. Escribir tus pensamientos y sentimientos te ayudará a descubrir la causa fundamental de por qué no tienes ganas de estudiar.

Un tablero de visión (también llamado tablero de sueños o tablero de ánimo) es simplemente una representación visual de tus objetivos. Puede incluir tanto imágenes como palabras para inspirarte y motivarte a diario para alcanzar esos objetivos.

Relacionadas

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad