¿Cómo se le dice a una persona que no estudia?

¿Cómo se le dice a una persona que no estudia?

Problemas del estudio

En contra de la opinión popular, una habilidad natural en matemáticas sólo te llevará hasta cierto punto en los estudios de la asignatura.Una investigación publicada en Child Development descubrió que el trabajo duro y los buenos hábitos de estudio eran el factor más importante para mejorar la capacidad matemática con el tiempo.

La mayoría de nosotros nunca pensaría que “se me da mal leer” es una buena excusa para dejar de tomar clases de inglés, así que ¿por qué está bien, incluso es normal, decir “se me dan mal las matemáticas”? Una encuesta realizada en 2010 por Change the Equation descubrió que tres de cada 10 estadounidenses dijeron que se consideran malos en matemáticas. Más de la mitad de la franja de edad de 18 a 34 años se encuentran diciendo regularmente que no pueden hacer matemáticas. Casi un tercio de los estadounidenses declaró que prefería limpiar el baño antes que resolver un problema de matemáticas.Y esta ansiedad por las matemáticas es un problema real: un estudio publicado en PLoS One en 2012 descubrió que la anticipación a las matemáticas puede afectar a las mismas regiones del cerebro que el dolor. Esencialmente, las matemáticas son dolorosas.

Estudian mucho para sacar buenas notas

Los artículos de Verywell Mind son revisados por médicos certificados y profesionales de la salud mental. Los revisores médicos confirman que el contenido es exhaustivo y preciso, y que refleja las últimas investigaciones basadas en la evidencia. El contenido se revisa antes de su publicación y en caso de actualizaciones sustanciales. Más información.

  ¿Cuáles son las reglas de los mejores amigos?

Amy Morin, LCSW, es la editora en jefe de Verywell Mind. También es psicoterapeuta, autora del exitoso libro “13 Things Mentally Strong People Don’t Do” (13 cosas que no hacen las personas mentalmente fuertes) y presentadora del podcast The Verywell Mind.

La mentira y el engaño son comportamientos humanos comunes. Hasta hace relativamente poco tiempo, había pocas investigaciones reales sobre la frecuencia con la que la gente miente. Una encuesta del Reader’s Digest de 2004 reveló que hasta el 96% de las personas admiten haber mentido al menos algunas veces.

Un estudio nacional publicado en 2009 encuestó a 1.000 adultos estadounidenses y descubrió que el 60% de los encuestados afirmaba no haber mentido en absoluto. En cambio, los investigadores descubrieron que cerca de la mitad de todas las mentiras fueron dichas por sólo el 5% de todos los sujetos.  El estudio sugiere que, aunque las tasas de prevalencia pueden variar, es probable que exista un pequeño grupo de mentirosos muy prolíficos.

Cómo estudiar bien

¿Cómo aprendiste a montar en bicicleta? Probablemente alguien te dio unas cuantas lecciones y luego practicaste mucho. Puedes aprender a estudiar de la misma manera. Nadie nace sabiendo estudiar. Hay que aprender algunas técnicas de estudio y luego practicarlas.

Aquí tienes una adivinanza: ¿Sabías que antes de empezar a estudiar, ya has empezado? ¿Eh? Esto es lo que queremos decir. Cuando prestas atención en clase y tomas buenos apuntes, estás empezando el proceso de aprendizaje y estudio.

¿Te cuesta prestar atención en clase? ¿Estás sentado junto a una persona ruidosa? ¿Te cuesta ver la pizarra? Asegúrate de estar sentado en un buen sitio que te permita prestar atención. Informa a tu profesor o a tus padres de cualquier problema que te impida prestar atención y tomar buenos apuntes.

  ¿Cómo se le dice a una persona que no valora lo que tiene?

¿No sabes cómo tomar notas? Empieza por anotar los datos que tu profesor menciona o escribe en la pizarra durante la clase. Procura utilizar una buena letra para poder leer tus apuntes más tarde. También es una buena idea mantener tus apuntes, pruebas y trabajos organizados por materias.

El tiempo en que no se estudia ni se trabaja

De adolescente, Faria Sana solía subrayar los libros con rotuladores. “Se suponía que los colores me decían cosas diferentes”. Más tarde, recuerda, “no tenía ni idea de lo que significaban esos textos resaltados”.

También tomaba muchas notas mientras leía. Pero a menudo “sólo copiaba las palabras o las cambiaba de sitio”. Ese trabajo tampoco ayudó mucho, dice ahora. En efecto, “era sólo para practicar mi caligrafía”.

“Nadie me enseñó a estudiar”, dice Sana. La universidad se hizo más difícil, así que trabajó para encontrar mejores técnicas de estudio. Ahora es psicóloga en la Universidad de Athabasca, en Alberta (Canadá). Allí estudia cómo los estudiantes pueden aprender mejor.

Estas condiciones pueden distraer de sus lecciones. Además, es probable que los estudiantes tengan que hacer más cosas sin un profesor o unos padres que les vigilen. Tendrán que gestionar su tiempo y estudiar más por su cuenta. Sin embargo, muchos estudiantes nunca aprendieron esas habilidades. Para ellos, dice Sana, puede ser como decirles a los alumnos que aprendan a nadar “sólo nadando”.

Relacionadas

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad