Saltar al contenido

¿Qué es escuchar a los demás?

¿Qué es escuchar a los demás?

Escucha reflexiva

El “filtro” por el que escuchamos tiene todo que ver con lo que oímos y con cómo nos relacionamos con la otra persona. Si nuestro filtro (es decir, nuestra opinión) sobre la otra persona o lo que está diciendo no nos favorece, veamos si podemos “mejorarlo” (es decir, encontrar lo bueno).

Puede que no sea fácil, pero comprometerse con una comunicación y unas relaciones sanas significa identificar nuestros juicios y luego hacer todo lo posible para superarlos, lo que nos permitirá escuchar a los demás de forma empoderadora.

He escrito cinco libros sobre la importancia de la confianza, la autenticidad y el aprecio, entre otras cosas. Además, doy charlas y seminarios (tanto en persona como virtualmente) para capacitar a las personas, los líderes y los equipos para que crezcan, se conecten y den lo mejor de sí mismos. Por último, como experto en trabajo en equipo, liderazgo e inteligencia emocional, enseño técnicas que permiten a las personas y a las organizaciones ser más auténticas y eficaces. Descubra más sobre cómo puedo ayudarle a usted y a su equipo a alcanzar sus objetivos hoy mismo. También puede escuchar mi podcast aquí.

Tipos de escucha

– Asegúrese de poder escuchar al orador. Es sorprendente la frecuencia con la que la gente no escucha realmente a los demás. Es igualmente sorprendente la frecuencia con la que la gente no se da cuenta de que ni siquiera puede escuchar a los demás. Por eso, esta es la primera pauta que debe seguir en cualquier situación para escuchar con eficacia.

– En general, intente escuchar el 75% del tiempo y hablar el 25%. Esta es una de las pautas más poderosas. El uso de esta pauta depende de la situación. Por ejemplo, si está haciendo una presentación, hablará más. En caso contrario, procure que la otra persona hable más que usted, y escúchela.

  ¿Cómo es el dicho ser agradecido?

– Adopta una postura física culturalmente compatible para mostrar tu interés. Esto puede ser un medio poderoso para mostrar a los demás que estás interesado en escucharlos. Por ejemplo, puedes inclinarte hacia delante y mantener el contacto visual. Sean cuales sean los gestos físicos que hagas, asegúrate de que son compatibles con la cultura del interlocutor.

– No pienses en lo que vas a decir mientras intentas escuchar al interlocutor. Tu cerebro se mueve cuatro veces más rápido que la voz del orador. Por lo tanto, tu cerebro puede dejar atrás fácilmente al orador. En su lugar, confía en que sabrás cómo responder al orador cuando éste termine.

Qué es la escucha eficaz

En el mundo actual de alta tecnología y alto estrés, la comunicación es más importante que nunca, sin embargo, cada vez pasamos menos tiempo escuchando realmente a los demás. La escucha genuina y atenta se ha convertido en algo raro.

Las habilidades de escucha activa pueden ayudar a construir relaciones, resolver problemas, asegurar la comprensión y evitar conflictos. Al convertirse en un mejor oyente, mejorará su productividad en el trabajo, así como su capacidad para dirigir un equipo, persuadir y negociar.

La escucha activa requiere que el oyente se concentre plenamente, comprenda, responda y luego recuerde lo que se dice. Se hace un esfuerzo consciente para oír y comprender el mensaje completo que se está diciendo, en lugar de limitarse a escuchar pasivamente el mensaje del orador.

Escuchar es el componente más fundamental de las habilidades comunicativas. Escuchar no es algo que simplemente sucede, escuchar es un proceso activo en el que se toma la decisión consciente de escuchar y comprender los mensajes del orador.

  ¿Qué se necesita para ser copywriter?

La escucha activa también tiene que ver con la paciencia, los oyentes no deben interrumpir con preguntas o comentarios. La escucha activa implica dar a la otra persona el tiempo necesario para explorar sus pensamientos y sentimientos, para lo cual hay que darle el tiempo adecuado.

Paráfrasis

A todos nos enseñan a comunicarnos verbalmente y a casi ninguno nos enseñan a escuchar. De hecho, las investigaciones sugieren que sólo el 2% de las personas han recibido algún tipo de educación sobre la escucha.  La comunicación no consiste sólo en hablar, sino también en escuchar. Escuchar no es oír.  Escuchar es tan importante como hablar. Algunos expertos dicen que escuchar es más poderoso que hablar. Escuchar requiere que prestemos toda nuestra atención a los demás estando totalmente presentes y participando en una conversación, sin hablar mucho o nada.Hablamos más de lo que escuchamosLa única constante en nuestro mundo es el cambio, y éste se produce rápidamente. Nos adaptamos a ciertos cambios cuando aparecen otros nuevos. Tomemos como ejemplo los cambios en la tecnología. Como resultado, nuestras habilidades de comunicación, como hablar y escuchar, se han visto afectadas. Hablamos menos y escuchamos menos. ¿Sabías que escuchamos a un ritmo de 125 a 250 palabras por minuto? Esto no es bueno, ya que pensamos a un ritmo de 1000 a 3000 palabras por minuto. En conclusión, somos malos oyentes.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad