¿Cuál es la diferencia entre una persona proactiva y reactiva?

Historia proactiva vs reactiva

La palabra “reactivo” implica que no tienes la iniciativa. Dejas que los acontecimientos marquen la agenda. Las mareas de la vida te zarandean, por así decirlo. Cada nueva ola te pilla por sorpresa. Te apresuras a reaccionar para mantenerte a flote.

Por el contrario, la imagen que asociamos con la “proactividad” es la de la gracia bajo el estrés. Para seguir con la analogía anterior, digamos que estás en aguas agitadas. Ahora, te ves más tranquilo. No es sólo que te anticipes a las olas. Estás en sintonía con ellas. No tratas desesperadamente de escapar de ellas, sino que bailas con ellas.

Sería estupendo bailar con el ritmo de la vida, utilizando el flujo y reflujo de los acontecimientos como fuente de energía. Pero, ¿es esto posible sólo para aquellas personas que están dotadas de una actitud proactiva (o, tal vez, de un “gen proactivo”)?

Volvamos al ejemplo de los dos nadadores en el mar agitado. La diferencia entre ellos es que el nadador proactivo prevé que habrá olas, mientras que el reactivo se ve dolorosamente sorprendido por cada ola.

Ejemplos de comportamiento reactivo

Ser directivo no es siempre apagar incendios, pero puede parecerlo. En un mundo perfecto, serías capaz de anticiparte a cada uno de los peores escenarios. Pero la vida -y los negocios- rara vez funcionan así.

Imaginemos que es la temporada de vacaciones. Todos los años, una tienda se llena de compradores que buscan la mejor ganga. El equipo de ventas cuenta con estos compradores de última hora. Sus compras ayudan a la tienda en su esfuerzo final por cumplir los objetivos de ventas del año fiscal.

El director A teme la próxima temporada. A pesar de que es la época de mayor actividad del año, es cuando tienen más llamadas y problemas de personal. La gente no para de comprar, pero todos buscan rebajas y buenas ofertas. En consecuencia, la tienda sigue teniendo dificultades para cumplir sus objetivos.

El director B sabe que las vacaciones pueden ser duras. Empieza a contratar personal para la temporada de vacaciones a principios de otoño. Cuando llegan las fiestas, la tienda está bien dotada de personal y los empleados están bien formados. Para impulsar las ventas, organizan una serie de pequeños eventos de venta para saber qué productos son los más populares. Cada miembro de la plantilla asiste a un taller sobre estrategias de formación de ventas.

Características de una persona reactiva

El problema de las respuestas reactivas es que a menudo conducen a una ira desplazada, cuando inconscientemente puedes estar molesto contigo mismo y con tus decisiones. No siempre es fácil ser proactivo, pero te reta a tener valor y a ser ingenioso, persistente y resistente.Cómo utilizar las respuestas proactivasAl hacer estas cosas, serás más racional y lógico en tu toma de decisiones. Esto le ayudará a tomar decisiones más eficaces y satisfactorias. Este proceso requiere un poco de autoconciencia para poder hacer una pausa y ver la situación desde un punto de vista diferente. Cuando las emociones se intensifican, puede ser un hábito reaccionar instantáneamente. Responder de forma proactiva requiere que tomes las riendas de tu vida y de tus decisiones, en lugar de limitarte a observar lo que ocurre. Como terapeuta de adolescentes, a menudo les digo a mis clientes al final del grupo o de una sesión: “que sea un gran día”.    Puede que no siempre sintamos que tenemos el control de los acontecimientos que ocurren a nuestro alrededor, pero sí tenemos el control de cómo elegimos manejarlo emocional y conductualmente.Allison Kidd, LMSW, [email protected]

Ejemplo de personalidad proactiva

Todos los tipos de personalidad se reducen realmente a dos tipos principales de personas: reactivas y proactivas. Algunas personas se sienten motivadas a actuar cuando las cosas les suceden, y otras ven lo que viene y actúan en consecuencia. Los resultados en cada vida son notablemente diferentes, de gran alcance, y afectan a todos los aspectos de sus vidas.

Según Stephen Covey, autor de Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva, la proactividad es uno de los rasgos más importantes de la gente de éxito y personalmente efectiva. Dice que es la base de los otros 6 hábitos, lo que la convierte en el hábito número uno que hay que poseer.

Covey considera que la proactividad es la capacidad de tomar las riendas de tu vida, asumir responsabilidades y actuar, siendo la elección un componente importante. Elegimos cómo percibimos lo que nos ocurre, lo que determina nuestras respuestas y cómo nos afecta.

Las personas proactivas tienden a ser pensadores a largo plazo que pueden alejarse de las cosas pequeñas y cotidianas para tener una visión de lo que viene. Son muy organizadas, tanto externa como internamente. Pueden planificar con antelación sin perder de vista lo que importa en el aquí y ahora. Las personas proactivas son excelentes solucionadoras de problemas. No consideran que los retos tengan la última palabra, ya que se centran en las soluciones. Como resultado de la acción temprana, las personas proactivas suelen tener confianza al afrontar el futuro. Esto les da una sensación de calma sobre el futuro y compostura cuando se enfrentan a los obstáculos.