¿Quién puede decretar?

¿Quién puede decretar?

Decretos presidenciales Rusia

En algunos círculos, “decretar y declarar” algo es hablar poderosamente de su existencia. Esta fraseología tiene raíces pentecostales/carismáticas y es muy parecida a la enseñanza de la “confesión positiva”. Aquellos involucrados en el movimiento de “decretar y declarar” afirman que si alguien decreta o declara algo, entonces sucederá. Declarar” es afirmar (en voz alta) un hecho; decretar” es emitir una orden autorizada. Kenneth Hagin, un líder del movimiento de la Palabra de Fe, escribe: “Usted puede tener cualquier cosa que diga. . . . Siempre obtienes en tu vida lo que crees y lo que dices” (“Puedes tener lo que dices”, hopefaithprayer.com, Lección 25, consultado el 31/3/20).

El movimiento de “decretar y declarar” pretende ser bíblico utilizando el apoyo de las escrituras. Dado que la humanidad está hecha a imagen de Dios (Génesis 1:27), entonces, el pensamiento es que nosotros, como Dios, podemos hablar y hacer que las cosas sucedan. Dios habló para que las cosas existieran (Génesis 1:3, 6, 9, 14, 20, 24, 26), así que los que tienen fe pueden hacer lo mismo. Los que siguen la fórmula de “decretar y declarar” hacen declaraciones como “decreto y declaro que seré curado de mi enfermedad” o “decreto y declaro que mi familia estará sana y bien provista”. A menudo, pedir a Dios cosas en la oración se sustituye por decretar que esas cosas sucedan.

Evangelio de la prosperidad

Sistematizando la robusta teología que ha sustentado el conocido ministerio de predicación de John MacArthur durante décadas, esta exhaustiva visión general de las doctrinas básicas enseñadas en la Biblia dará a los cristianos un sólido fundamento para lo que creen.

  ¿Qué tipo de libros hay en Wattpad?

John MacArthur es el pastor-maestro de Grace Community Church en Sun Valley, California, donde ha servido desde 1969. Es conocido en todo el mundo por su predicación expositiva versículo por versículo y su ministerio en el púlpito a través de su programa de radio diario, Grace to You.  También ha escrito o editado casi cuatrocientos libros y guías de estudio. MacArthur es canciller emérito del Seminario de Maestros y de la Universidad de Maestros. Él y su esposa, Patricia, viven en el sur de California y tienen cuatro hijos mayores.

Explorar el pasado teológico puede desenterrar maravillosas verdades teológicas que son increíblemente útiles para nuestro propio crecimiento en la gracia y nos permiten comprender aún más lo poderoso y misericordioso que es Dios.

Quién irá al cielo

Declarar y decretar es lo que llamamos confesión positiva. Es alguien que declara que algo será y decreta que sucederá, pero eso me parece un poco extraño porque los seres humanos no tienen el poder de las palabras para hacer realidad cosas que ahora no existen. No podemos cambiar a las personas y a las cosas simplemente hablando de cambio en ellas. Para Dios, eso no es nada difícil, pero ni siquiera podemos garantizar una promesa porque las circunstancias surgen y las cosas cambian, por lo que puede que no seamos capaces de cumplir esa promesa, pero una promesa de Dios es tan buena como si estuviera hecha. Se cumplirá, tal como Jesús prometió que volvería (Hechos 1:10-11; Apocalipsis 1:7). El apóstol Juan dijo que “esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos algo según su voluntad, él nos escucha” (1 Juan 5:14), pero debemos darnos cuenta de que debe ser “según su voluntad” y no la nuestra. La voluntad de Dios es mejor que la nuestra ya que no siempre sabemos lo que es mejor para nosotros. Dios siempre lo sabe ya que sólo Él puede ver por las esquinas del tiempo, y de hecho, ha estado allí y de vuelta. Jesús es Dios y dijo: “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán” (Mateo 24:35).

  ¿Cómo disfrutar un buen momento?

Nómbrelo y reclámelo

Las víctimas del Decreto Antirradical, la Résistance francesa y las víctimas nazis alemanas se manifestaron juntas contra las consecuencias del decreto el 13 de marzo de 1976 en Estrasburgo, sede del Parlamento Europeo.

Lo que a menudo se denomina “Radikalenerlass”, o “Decreto antirradical”, no fue realmente un decreto, sino una resolución emitida en Bonn por el canciller de Alemania Occidental, Willy Brandt, y los jefes de los gobiernos estatales del país el 28 de enero de 1972. En una reunión celebrada el día anterior, los ministros del Interior de los estados federados habían sugerido que se recordara a la opinión pública la letra de la ley que rige la función pública federal y de los estados federados de la República Federal de Alemania, según la cual “sólo pueden ser nombrados funcionarios aquellos que puedan garantizar que defienden siempre el orden democrático liberal tal y como se recoge en la Constitución”.Dominik Rigoll es investigador asociado en el Centro Leibniz de Historia Contemporánea de Potsdam y miembro del grupo de debate histórico de la Fundación Rosa Luxemburg. Traducido por Adam Baltner.Brandt y los demás jefes de gobierno lo hicieron entonces. Además, proclamaron que ningún “aspirante que conciba actividades anticonstitucionales” podría ser contratado en la función pública, y que la pertenencia a una organización “que persiga objetivos anticonstitucionales” también sería motivo de rechazo. No se especificaba qué actividades y organizaciones se calificaban de “anticonstitucionales”, ni se establecía un proceso para identificar a los “individuos radicales de derecha e izquierda” cuyo empleo se pretendía.

Relacionadas

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad