¿Qué es ser injusto para niños de primaria?

¿Qué es ser injusto para niños de primaria?

Ejemplos de situaciones justas e injustas

“Un profesor que premia o castiga a toda la clase por la buena o mala acción de un solo alumno tiene más probabilidades de ser visto como justo por los niños de 4 a 5 años, pero como menos justo por los niños mayores”, dice Craig Smith. (Crédito: iStockphoto)

“Un profesor que premia o castiga a toda la clase por la buena o mala acción de un solo alumno tiene más probabilidades de ser considerado justo por los niños de 4 a 5 años, pero menos justo por los niños mayores”, afirma el investigador Craig Smith, del Centro de Crecimiento y Desarrollo Humano de la Universidad de Michigan.

Las conclusiones de un nuevo estudio, publicado en la revista Developmental Psychology, muestran que los niños en edad preescolar son más propensos a castigar a grupos de personas aunque sólo una de ellas haya hecho algo malo.

Para el estudio, los investigadores preguntaron a niños de 4 a 10 años la forma más justa de repartir premios y castigos. Los niños de 4 a 5 años eligieron mayoritariamente dar a todos lo mismo, independientemente de sus méritos.

Pero una vez que los niños entran en la escuela primaria, sus actitudes cambian a una visión más madura de que las personas deben recibir lo que merecen, y que es injusto premiar o castigar a todo un grupo por las acciones buenas o malas de una persona, una opinión que adoptan la mayoría de los adultos, dice Smith.

Ejemplos de trato injusto en la escuela

Se calcula que 240 millones de niños de todo el mundo viven con discapacidades. Como todos los niños, los niños con discapacidad tienen ambiciones y sueños para su futuro. Al igual que todos los niños, necesitan una educación de calidad para desarrollar sus habilidades y desarrollar todo su potencial.

Sin embargo, los niños con discapacidad suelen ser ignorados en la elaboración de políticas, lo que limita su acceso a la educación y su capacidad para participar en la vida social, económica y política. En todo el mundo, estos niños se encuentran entre los que tienen más probabilidades de estar sin escolarizar. Se enfrentan a barreras persistentes a la educación derivadas de la discriminación, el estigma y la incapacidad habitual de los responsables de la toma de decisiones para incorporar la discapacidad en los servicios escolares.

  ¿Cuál es la película con mayor presupuesto?

La educación inclusiva significa que todos los niños están en las mismas aulas, en las mismas escuelas. Significa oportunidades reales de aprendizaje para los grupos que tradicionalmente han sido excluidos: no sólo los niños con discapacidad, sino también los hablantes de lenguas minoritarias.

En el ámbito escolar, hay que formar a los profesores, reformar los edificios y proporcionar a los alumnos materiales didácticos accesibles. A nivel de la comunidad, hay que luchar contra el estigma y la discriminación y educar a los individuos sobre las ventajas de la educación inclusiva. A nivel nacional, los gobiernos deben adaptar las leyes y políticas a la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, y recoger y analizar periódicamente los datos para garantizar que los niños reciben servicios eficaces.

Trato injusto a los estudiantes

Décadas de progreso lento pero constante en la educación de más niños en todo el mundo terminaron abruptamente en 2020. En abril, una cifra sin precedentes de 1.400 millones de estudiantes se quedaron fuera de sus escuelas de preescolar, primaria y secundaria en más de 190 países, en un esfuerzo por frenar la propagación del nuevo coronavirus. A medida que la pandemia persistía, las escuelas de algunos países o jurisdicciones volvieron a abrirse para impartir clases en persona, o se abrieron para algunos alumnos, mientras que en otros lugares las escuelas han permanecido cerradas desde entonces y el aprendizaje, en mayor o menor medida, se realiza en línea o a distancia. En algunos lugares, se han producido oleadas de escuelas que se han abierto para volver a cerrarse. Se calcula que el 90% de los niños en edad escolar del mundo han visto interrumpida su educación por la pandemia.

  ¿Cuál es mi esencia ejemplos?

Céleste A., una chica de 15 años que vive en la República Centroafricana, contó a Human Rights Watch cómo le afectó el cierre de su escuela: “No me hace ningún bien no ir a la escuela. Siento que falta algo en mí”. En México, Sonia M., de 15 años, dijo: “¡Al principio pensé que era genial! Pero después me di cuenta de que ahora quiero volver a la escuela”. Y Jae-kuk H., un chico de 14 años de Corea del Sur, lo expresó con sencillez: “Siento que la tierra se ha detenido”.

Niño obsesionado con la equidad

Cuando los estudiantes creen que las escuelas son lugares injustos, su pérdida de confianza puede conducir a una falta de compromiso que les afecta durante años, dicen los investigadores.Los estudiantes que perciben una falta de justicia o un trato dispar para ciertos grupos raciales pueden responder con un comportamiento desafiante.Y la disciplina por ese comportamiento puede hacer que se desvinculen aún más de la escuela, fomentando una espiral de desafío que puede conducir a malos resultados, como una menor probabilidad de inscripción en la universidad, escriben los investigadores de la Universidad de Texas en Austin y las universidades de Yale y Stanford en un artículo publicado la semana pasada.

Los investigadores descubrieron que los estudiantes negros e hispanos, que a menudo son los más afectados por la falta de disciplina en la escuela, tienen menos probabilidades de confiar en sus escuelas que sus compañeros blancos. Los investigadores sugieren que las relaciones entre los estudiantes y los educadores son fundamentales para interrumpir ese ciclo o evitar que comience. Sus conclusiones, publicadas en la revista Child Development, se inscriben en un conjunto de investigaciones cada vez más amplio que subraya los efectos positivos de establecer relaciones de confianza entre los alumnos y sus profesores y de garantizar un trato solidario y justo en materia de disciplina y otros ámbitos. “Cuando creamos políticas escolares, no sólo mantenemos el orden, sino que enseñamos a los adolescentes cómo funciona la sociedad, y ellos utilizan esas lecciones -esos momentos de enseñanza- en el futuro”, afirma David Yeager, profesor adjunto de psicología del desarrollo de la Universidad de Texas en Austin, que dirigió el estudio.

  La historia y el origen de la celebración de cumpleaños

Relacionadas

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad