¿Qué harías si no tuvieras miedos?

¿Qué harías si no tuvieras miedos?

Si no tuviera miedo de lo que piensan los demás, me gustaría

La autora Diane Conway tiene un don: desarma a la gente con una combinación de honestidad emocional cruda y humor escandaloso y sincero. Utilizando este don, al preguntar: “¿Qué harías si no tuvieras miedo?” Conway se acerca al policía, a la camarera, al político, al abogado, al taxista. Le cuentan sus secretos, sus sueños y miedos largamente ocultos. En la crónica de su boo

¡gran colección de historias para motivar! El formato de audio hace que sea un poco difícil saber si se trata de la experiencia de Diane o no, pero sigue siendo genial.

¡gran colección de historias para motivar! El formato de audio hizo que fuera un poco difícil saber cuándo se compartía la experiencia de Diane o no, pero aún así fue genial.

La pregunta del título parece ser una de las que la autora hace a menudo a los participantes en sus talleres. Básicamente, se trata de una recopilación de historias inspiradoras sobre personas que se han resistido a las convenciones, o que han salido de una rutina desagradable pero familiar, en ambos casos para vivir una vida que puedan disfrutar. Entre ellos se encuentra una mujer que abandonó una carrera empresarial bien remunerada para dedicar su tiempo a ser tripulante de veleros, un ex convicto que ha atravesado a pie gran parte de los Estados Unidos, un ma

¿Qué harías si no tuvieras miedo?

Cuando la aventura de maniobrar con su coche le atrae por completo, me deslizo hasta la mesa de picnic que hay debajo de la plataforma para trabajar. Como madre de cuatro adolescentes y empresaria de marketing, trabajo en torno a mis hijos. Algunos días son más fáciles que otros.

  ¿Qué es primero la creatividad o la innovación?

Cuando era más joven, lo único que quería era ser madre. Y cuando tuve a mi primer hijo en brazos, luego a mi hija y finalmente a mi último hijo, sabía lo que se esperaba de mí, aunque no vislumbraba las sorpresas que vendrían.

Conocía el paisaje de la maternidad de la misma manera que la belleza del lago Michigan siempre me deja en silencio. No importa cuántas veces conduzca el coche por colinas asfaltadas y carreteras silenciosas hasta el primer atisbo arbolado del azul rugiente, donde el aire frío se une a las olas independientes, lo admiro no obstante, como si fuera la primera vez. Conozco el paisaje y, sin embargo, es nuevo para mí.

El segundo día de clase, mi hijo menor fue a escalar. Con sólo 13 años, necesitaba que lo supervisara, o al menos, el gimnasio lo exigía, aunque él no lo hiciera. Él y su amigo se engancharon los arneses y treparon por la pared de roca.

¿Qué harías si no tuvieras miedo?

Al trabajar con Savvy Teens durante cuatro días, tanto yo como los demás ponentes y líderes de los talleres les proporcionamos una caja de herramientas completa de estrategias para decidir dónde están, dónde quieren estar y cómo pasar de uno a otro de la manera más fácil, más efectiva y con la mayor probabilidad de éxito.

A veces también son los Savvy Teens los que vienen a hablar conmigo de forma individual durante una pausa para el café o en la comida para abrir sus corazones y compartir sus miedos y deseos secretos. ¿Pueden tener la vida que sueñan? ¿Está incluso permitido desear esa vida soñada? La respuesta es sí, y sí.

  Vive el momento: Descubre su significado, importancia y consejos para aplicarlo

Y no pienses ni por un momento que los adultos son inmunes al miedo y a la duda. El miedo y la duda no desaparecen por arte de magia cuando terminas la universidad o cuando consigues tu primer trabajo. Pero la buena noticia es que el miedo y la duda tienen mucho que enseñarnos, y hay muchas cosas que puedes hacer para que no te frenen.

Por eso me llamó la atención Sin miedos no hay excusas. El autor de Sin miedos, sin excusas, Larry Smith, es profesor de economía en la Universidad de Waterloo, Canadá. (Relacionado: Carreras – ¿Qué hace exactamente un economista?)

Qué harías si no tuvieras miedo pdf

Evitar los miedos sólo los hace más temibles. Sea cual sea tu miedo, si te enfrentas a él, debería empezar a desaparecer. Si un día tienes pánico a entrar en un ascensor, por ejemplo, lo mejor es que vuelvas a entrar en él al día siguiente.

Trata de imaginar lo peor que puede pasar: tal vez que te entre el pánico y te dé un ataque al corazón. Después, intenta pensar en que te va a dar un ataque al corazón. No es posible. El miedo huirá cuanto más lo persigas.

A veces ayuda desafiar los pensamientos de miedo. Por ejemplo, si tienes miedo de quedarte atrapado en un ascensor y asfixiarte, pregúntate si alguna vez has oído que esto le haya ocurrido a alguien. Pregúntate qué le dirías a un amigo que tuviera un miedo similar.

Tómate un momento para cerrar los ojos e imaginar un lugar seguro y tranquilo. Puede ser una imagen de ti paseando por una bonita playa, o acurrucado en la cama con el gato a tu lado, o un recuerdo feliz de la infancia. Deja que los sentimientos positivos te tranquilicen hasta que te sientas más relajado.

  Mejorando la calidad de vida en zonas rurales: educación, políticas públicas, tecnología y alimentación saludable

También puede probar un enfoque de terapia cognitivo-conductual por teléfono, con un servicio como NHS Living Life. Si quiere saber más sobre este servicio con cita previa, puede visitar la página web de Living Life o llamar al 0800 328 9655 (de lunes a viernes, de 13 a 21 horas).

Relacionadas

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad