¿Qué pasa si me opero para no tener hijos muy joven?

¿Qué pasa si me opero para no tener hijos muy joven?

La enfermera está preparando a un niño de 4 años para una intervención quirúrgica ¿qué técnica es la más adecuada?

Durante las consultas sobre la vasectomía, escucho varias preocupaciones de los hombres. A menudo, quieren saber si el procedimiento es fiable. Muchos comparten historias de parejas que conocen y que se han quedado embarazadas a pesar de la vasectomía.

Una de las ventajas más importantes de la vasectomía es que se trata de un método anticonceptivo muy eficaz y permanente. Sólo uno o dos de cada 1.000 hombres tienen una vasectomía que falla. Esto suele ocurrir en el primer año después de la intervención.

El fracaso de la vasectomía es extremadamente raro. Y, en la mayoría de los casos, es evitable. Lo mejor que puede hacer para prevenir un embarazo no deseado es utilizar otro método anticonceptivo hasta la primera muestra de semen.

Enfermedad del niño que requiere cirugía

La cirugía puede ser estresante para los bebés, pero, a diferencia de los niños mayores, los cuidadores no pueden explicar completamente al bebé lo que va a ocurrir. Por este motivo, es importante que los cuidadores comprendan algunas de las razones por las que los bebés pueden sentirse estresados y las formas en que pueden ayudar a tranquilizarlos y reconfortarlos.

Dado que los niños son tan pequeños, los cuidadores pueden pensar que es poco lo que pueden hacer para preparar a sus hijos para la cirugía. Afortunadamente, hay bastantes cosas que se pueden hacer tanto para el niño como para la familia que ayudarán a que el proceso de la cirugía sea mucho menos estresante para todos.

  ¿Por qué me llevo mal con mi madre?

Es normal que los pacientes no sean “ellos mismos” después de la operación. Los bebés pueden llorar más o estar más inquietos durante este periodo tan estresante. El bebé también puede estar muy pegado y ser difícil de consolar. Con mucho amor y tranquilidad, las cosas volverán a la normalidad en poco tiempo.

Cuando se opera a un bebé, puede ser una experiencia aterradora para la familia y el niño. La lactancia materna proporciona tanto a la madre como al niño consuelo y una sensación de calma cuando las cosas son estresantes. Dado que todos los pacientes deben ayunar (no comer) antes de la cirugía, la lactancia materna debe retrasarse durante un período de tiempo antes de la cirugía. Por favor, consulte nuestras directrices de NPO para obtener más información sobre cómo comer y beber antes de la cirugía.

Cómo calmar a un niño antes de una operación

ResumenLa reversión de la vasectomía es una operación para deshacer una vasectomía. Durante el procedimiento, un cirujano vuelve a conectar cada tubo (conducto deferente) que transporta los espermatozoides desde un testículo hasta el semen. Tras una reversión de la vasectomía con éxito, los espermatozoides vuelven a estar presentes en el semen, y es posible que pueda dejar embarazada a su pareja.

Las tasas de embarazo tras la reversión de la vasectomía oscilan entre el 30% y más del 90%, dependiendo del tipo de procedimiento. Hay muchos factores que influyen en el éxito de la reversión para conseguir un embarazo, como el tiempo transcurrido desde la vasectomía, la edad de la pareja, la experiencia y la formación del cirujano, y si tenía problemas de fertilidad antes de la vasectomía.Productos y serviciosMostrar más productos de Mayo Clinic

  ¿Qué hacer cuando un hombre prefiere a su madre?

RiesgosLa mayoría de las vasectomías pueden revertirse. Sin embargo, esto no garantiza el éxito a la hora de concebir un hijo. La reversión de la vasectomía puede intentarse incluso si han pasado varios años desde la vasectomía original, pero cuanto más tiempo haya pasado, menos probable es que la reversión funcione.

A la hora de elegir un médico, no tenga miedo de preguntar cuántas reversiones de vasectomía ha realizado el médico, el tipo de técnicas utilizadas y con qué frecuencia las reversiones de vasectomía han dado lugar a un embarazo. Pregunte también por los riesgos y las posibles complicaciones de la intervención.

Niño operado

A Nicholas le diagnosticaron escoliosis a los 3 años, y a los 14, a pesar de los aparatos ortopédicos, su curva había empeorado y requería una operación. Él y sus padres planearon la intervención en el Johns Hopkins con el cirujano ortopédico pediátrico Paul Sponseller, pero entonces llegó la pandemia. La familia sabía que un retraso en el tratamiento podía permitir que la escoliosis progresara, así que volvieron en cuanto se reanudaron las cirugías en el Johns Hopkins, tranquilizados por el equipo de atención sobre los protocolos de seguridad. Varias semanas después, Nicholas estaba en casa, sano y practicando su swing de golf.

Relacionadas

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad