¿Cuándo nada es suficiente para alguien?

¿Cuándo nada es suficiente para alguien?

Nada es lo suficientemente bueno para ella

Tengo una pregunta atrevida para ti.    ¿Estás luchando con tu relación y tienes esa sensación de que puedes hacerlo mejor para tener la relación de tus sueños?  Si esto le resulta familiar, siga leyendo.

Conozco muy bien esa sensación de hundimiento.    Hace ocho años, me divorcié después de 23 años de matrimonio. Por supuesto, cuando lo hice, estaba segura de que todo era culpa suya y tenía una larga lista de razones, resentimientos y quejas de por qué, después de tanto tiempo juntos, era mejor dejarlo. Mi matrimonio no empezó así. Nos casamos sintiendo que éramos almas gemelas. Éramos jóvenes, llenos de esperanza y estábamos enamorados. Pero a veces el amor por sí solo no es suficiente.

Te preguntarás si esta fue una decisión que tomé en el momento.    No, no lo fue. Habíamos estado en terapia durante diez largos años, y nada ayudó realmente.    ¿Por qué? Las sesiones se convirtieron en un saco de boxeo donde nos turnábamos para quejarnos del otro.    Recuerdo que salía, siempre desinflado y sintiéndome peor que cuando entraba.    Mi pensamiento era siempre: “Nada de lo que hago es lo suficientemente bueno para él”. Y aquí está la locura, él se iba diciendo lo mismo.    Cada uno de nosotros se quejaba y luchaba por exactamente lo mismo, más amor, más conexión, más reconocimiento y significado.

Por qué nada es lo suficientemente bueno para mí

Los pensamientos que realmente escuchamos en nuestra cabeza son mucho menos poderosos que los que acechan en nuestro inconsciente. La baja autoestima está inevitablemente relacionada con las suposiciones enterradas y ocultas sobre el mundo, los demás y nosotros mismos que confundimos como hechos.

  ¿Por qué hay gente que no es feliz?

Estas “creencias básicas” suelen formarse cuando éramos niños, con la simple perspectiva de un niño. Por eso pueden ser sorprendentemente dramáticas y falsas. Y sin embargo, sin saberlo, basamos todas nuestras decisiones vitales en torno a ellas.

Por ejemplo, un niño con un padre que se va de repente un día sin ofrecer una razón no está evolucionado para entender que un adulto tenga una crisis mental, o que huya por el espacio después de una pelea. En la mente del niño se impone la creencia central de que “si quieres a alguien te deja”. Aunque el padre vuelva unos días después, la creencia se mantiene, y el niño se convierte en un adulto que nunca deja a nadie cerca.

La atención plena es una técnica maravillosa para frenar lo suficiente como para escuchar tus pensamientos con claridad. Se trata de escuchar y dejar pasar los pensamientos sin juzgarlos. Aprende más en nuestra “Guía de Mindfulness” gratuita.

Nada es suficiente

A continuación te ofrezco una lista de comprobación para determinar si tu relación presenta estos rasgos devastadores. Recuerda: El narcisismo es un trastorno del espectro; alguien con un alto nivel o número de estos rasgos puede ser una influencia más dañina para usted y sus hijos. Cuantos más rasgos, más se acerca a un trastorno de la personalidad en toda regla.

Autor del bestseller ¿Seré alguna vez lo suficientemente bueno? Healing the Daughters of Narcissistic Mothers, la Dra. Karyl McBride recurre a su experiencia en el tratamiento de niños y parejas dañados por narcisistas en esta nueva guía práctica sobre el divorcio y sus consecuencias.

  ¿Cómo eliminar el libro personal XLSB?

La Dra. Karyl McBride se basa en su experiencia en el tratamiento de niños y parejas dañadas por narcisistas en esta nueva guía práctica sobre el divorcio y sus consecuencias.

Nada es suficiente

En general, en nuestra cultura hay mucha presión para “apilar”. Sentimos que hay algo malo en nosotros si, por ejemplo, seguimos solteros a una determinada edad, no ganamos una determinada cantidad de dinero, no tenemos un gran círculo social o no tenemos un determinado aspecto y comportamiento ante los demás. La lista podría ser interminable.

El otro día, mientras me castigaba a mí mismo por algo que ni siquiera puedo recordar en este momento, leí un comentario de uno de los lectores de mi blog en el que me decía que uno de mis artículos le había hecho pasar literalmente la noche. Literalmente. Y si esa simple palabra se utilizó en el contexto previsto, esa persona me estaba diciendo básicamente que uno de mis posts le había salvado la vida.

Este tipo de comentarios también me abren los ojos a todas las cosas por las que nos machacamos y que no tienen importancia, como si parecemos o no una modelo de Victoria’s Secret en traje de baño, o si deberíamos dejar de sonreír si no nos blanqueamos los dientes, o si vale la pena romper a llorar por el agujero de nuestra camisa de la suerte.

Relacionadas

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad