¿Qué quiere decir cuando una puerta se cierra otra se abre?

¿Qué quiere decir cuando una puerta se cierra otra se abre?

Cuando una puerta se cierra otra se abre cita

Alexander Graham Bell mantuvo a Dios al margen, diciendo: “Cuando una puerta se cierra, otra se abre”. Helen Keller dijo: “Cuando una puerta de la felicidad se cierra, otra se abre; pero a menudo miramos tanto la puerta cerrada que no vemos la que se ha abierto para nosotros”.

El dicho es “Cuando Dios cierra una puerta, abre otra (puerta)”. El significado es que cuando se corta una oportunidad, se abre otra. Si la puerta está bloqueada, sal por la ventana).

Cuando Dios cierra una puerta, abre una ventana. La implicación es que, aunque las cosas no siempre salen según nuestros planes, eso no significa que Dios no tenga otra forma de cumplir nuestros deseos. En ese sentido, la soberanía de Dios significa que tiene infinitas maneras de conseguir lo que queremos y donde queremos estar.

Cuando una puerta se cierra, llama a ella varias veces. Pero si sigue sin abrirse, deja que siga cerrada. En la carrera, en el amor, en la VIDA – cuando veas el punto al final de la frase, no intentes convertirlo en una coma. Sepa cuándo algo ha terminado y siga adelante.

Si una puerta se cierra, otra se abre

Alexander Graham Bell hizo el famoso anuncio: “Cuando una puerta se cierra, otra se abre”. Esta cita puede parecer demasiado optimista, pero hay muchos científicos y empresarios que al principio fracasaron en sus empeños, sólo para aprender de sus errores y seguir adelante. El propio Bell tuvo muchos fracasos y reveses tanto en su carrera como en su vida privada. Sin embargo, no los utilizó como razones para abandonar, sino que forjó nuevas oportunidades para sí mismo, su familia y su carrera. ¿Sabías que la cita original es más larga? ¿Sabe quién más la ha dicho? Vamos a abrir unas cuantas puertas más.

  Limpieza del subconsciente: técnicas, pasos y ejercicios para mejorar tu salud mental

Así pues, no se trata sólo de que se cierre una puerta y se abra otra; se trata de nuestro enfoque. ¿Elegiremos mirar la puerta cerrada y perdernos la puerta abierta cuando se abra de par en par? En realidad, esta cita se refiere a las oportunidades perdidas. A muchas personas no les gusta el cambio y, por tanto, se resisten a él. Sin embargo, no todos los cambios son malos. A veces, la ambigüedad del cambio hace difícil ver más allá.

Una puerta cerrada para algunos puede significar pérdida o fracaso. ¿Y si, en cambio, es una oportunidad de desarrollo y crecimiento? Aquellos que no se detienen en lo que podría haber sido, sino que se centran en lo que podría ser, son capaces de ver la puerta abierta ante ellos y seguir el consejo de Bell. ¿Quién más lo dijo? Hay otras personas notables que, a lo largo de la historia, han escrito frases muy similares. Por ejemplo, Hellen Keller, en su libro We Bereaved, en 1929, y de nuevo en The Open Door, en 1957:

Quién dijo que cuando una puerta se cierra otra se abre

Las puertas pueden cerrarse, pero siempre hay otras, un número ilimitado de puertas: nuevas oportunidades. El mundo está lleno de oportunidades, si pudiéramos verlas. El Poder Infinito no tiene límites, por lo que las posibilidades son innumerables.

Si te resulta difícil detener la corriente de pensamientos negativos incontrolados, tu mente seguiría centrándose en la pérdida, el fracaso y la frustración, en la puerta que se ha cerrado. ¿Estos pensamientos te ayudarían de alguna manera, o crearían sufrimiento, e impedirían el cambio y la mejora?

  Los efectos de las obligaciones: Jurídicos, económicos, sociales y fiscales

Puede que estés de acuerdo con lo que se dice aquí, pero ¿cómo puedes liberarte de los apegos del pasado y ver las nuevas oportunidades? ¿Cómo puedes llevarte a ver y entrar en las nuevas puertas que se abren para ti?

Cuando una puerta se cierra otra se abre; pero a menudo miramos

MONTAÑA DE HIERRO – Es sabido que Thomas Edison intentó dar vida a su invento de cientos de maneras, pero cuando se le presionó al respecto, respondió con maestría: “No he fracasado 1.000 veces. He descubierto con éxito 1.000 maneras de no hacer una bombilla”.

En el mismo sentido, Alexander Graham Bell, otro inventor vital, dijo que “Cuando una puerta se cierra, otra se abre, pero a menudo miramos tanto tiempo y con tanto pesar la puerta cerrada, que no vemos las que se abren para nosotros”. A menudo, hay un camino por el que nos lleva nuestra vida, y justo cuando creemos saber a dónde vamos, nos topamos con una bifurcación en el camino que no estaba en el mapa, y nuestra mano desprevenida se ve forzada.

Siempre he creído firmemente que lo que está destinado a ser, será; algunos de los que conozco no están de acuerdo con esto, diciendo que es una forma demasiado pasiva de pensar, pero yo no lo veo como algo pasivo. Sencillamente, algunas cosas están fuera de mi control, y no importa lo que haga o diga, lo que sea será, sin embargo, no creo que no tenga nada que decir en mi vida. Aunque la mayoría conoce el dicho de Alexander Graham Bell, los creyentes también conocen el dicho de que cuando Dios cierra una puerta, abre una ventana. Sean cuales sean tus creencias personales, cualquiera de los dos refranes suele ser cierto, pero la revelación en el asunto viene con la forma en que eliges buscar tu próxima “opción”, porque como dice Bell con tanta razón, normalmente tendemos a mirar demasiado tiempo la puerta que nunca quisimos cerrar.

  ¿Qué le pasó a Zape?

Relacionadas

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad