Saltar al contenido

¿Qué diferencia hay entre el bien y el mal?

¿Existe el bien y el mal?

Entre las creencias más universales de toda la humanidad está el concepto de “el bien contra el mal”. Todas las culturas de todas las épocas han mantenido alguna versión de esta lucha. Las definiciones de los términos bien y mal varían enormemente, al igual que las opiniones sobre cómo interactúan. Sin embargo, la creencia en alguna diferencia entre lo que es “bueno” y lo que es “malo” impregna a toda la humanidad. Cuando se comparan todas las opciones e ideas, sólo la Biblia ofrece una perspectiva sobre el bien y el mal que es totalmente coherente y plenamente vivible (Salmo 25:6-15).

Según la Biblia, “el bien contra el mal” no es una cuestión de opinión. Tampoco es una lucha igualada entre dos seres o fuerzas. La Escritura no indica que los límites del bien y del mal cambien. Tampoco afirma que el conflicto entre ellos dure para siempre. De especial importancia es que la Biblia no sugiere que algunas personas sean buenas, mientras que otras son malas.

Más bien, la Biblia enseña que el bien y el mal se definen en referencia a un Dios perfecto e inmutable. Cada persona debe lidiar individualmente con la presencia y las tentaciones del mal. Las Escrituras señalan que todo el mal, sin excepción, será finalmente castigado y derrotado. Y nos dice que hay una norma última de bondad a la que debemos aspirar, una norma basada en una persona, más que en una teoría.

Definición del bien y del mal

La separación entre el bien y el mal se ha discutido desde que la humanidad tiene memoria. Para ser verdaderamente bueno, una persona tendría que conocer la diferencia entre ambos. En mi opinión, el buen comportamiento es ser amable, considerado y justo. El comportamiento malo, en cambio, es cuando alguien utiliza la maldad, el egoísmo o la codicia para afectar a los demás. El “bien” está lleno de propósitos para ayudar a los demás, mientras que el “mal” es lo contrario del bien, yendo en contra de toda influencia positiva.

  ¿Quién sacó de pobre a Grupo Firme?

Creo que la separación entre el bien y el mal llegó al mundo durante los tiempos bíblicos, cuando Adán y Eva comieron el fruto del árbol maldito. En la existencia del bien y del mal, las personas no deberíamos comprometer nuestras vidas a hacer lo que más nos beneficia, sino centrarnos en descubrir lo que tendría un impacto positivo en los demás en su conjunto. Una experiencia personal que tuve relacionada con este tema fue una vez hace nueve años, en el preescolar. Debido a una lluvia, tuvimos que quedarnos dentro para el recreo. Ese día me llevé a escondidas una pequeña muñeca de juguete de mi clase y la llevé a mi casa para guardarla. Mi profesora, que me había visto coger la muñeca el día anterior, se enfrentó a mí, y me di cuenta de que debía devolver el juguete. Este recuerdo fue simbolizado con el

Literatura del bien y del mal

Este artículo contiene posiblemente una investigación original. Por favor, mejórelo verificando las afirmaciones realizadas y añadiendo citas en línea. Las afirmaciones que sólo consisten en una investigación original deben ser eliminadas. (Abril de 2019) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

Los ejemplos y la perspectiva de este artículo tratan principalmente de una parte del mundo con una visión dualista del concepto del bien y del mal y no representan una visión mundial del tema. Puedes mejorar este artículo, discutir el tema en la página de discusión, o crear un nuevo artículo, según corresponda. (Marzo 2022) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

El mal se utiliza a menudo para denotar una profunda inmoralidad[2]. El mal también se ha descrito como una fuerza sobrenatural[2]. Las definiciones del mal varían, al igual que el análisis de sus motivos[3]. Sin embargo, los elementos que se asocian comúnmente con el mal implican un comportamiento desequilibrado que implica la conveniencia, el egoísmo, la ignorancia o la negligencia[4].

  ¿Cuánto debe descansar entre ejercicios?

Las cuestiones filosóficas modernas relacionadas con el bien y el mal se engloban en tres grandes áreas de estudio: la meta-ética, relativa a la naturaleza del bien y del mal, la ética normativa, relativa a cómo debemos comportarnos, y la ética aplicada, relativa a cuestiones morales concretas[5].

Definición de bueno y malo

Paul Bloom estudia a los bebés y niños pequeños y cómo se desarrollan sus capacidades sociales y morales. Ha realizado sorprendentes descubrimientos que sugieren la existencia de un “sentido moral” emergente. La Fundación Jacobs ha hablado con él sobre el “sentido moral” de los bebés y sus planes para el futuro.

Incluso antes de cumplir el primer año, tenemos una gran capacidad moral. Los bebés juzgan la bondad y la maldad de las acciones de los demás, sienten empatía y compasión, y actúan para calmar a los que están en apuros; incluso hay pruebas de que nacemos con un sentido rudimentario de la justicia y la equidad.

Los psicólogos del desarrollo utilizan una serie de métodos para explorar la comprensión y las preferencias de los bebés. En unos conocidos estudios realizados con mi esposa y colega Karen Wynn, mostramos a los bebés una serie de obras de teatro de un solo acto, en las que un personaje intentaba alcanzar un objetivo (como subir una colina), otro personaje lo ayudaba y un tercero lo obstaculizaba. Incluso los bebés más pequeños a los que pudimos hacer la prueba preferían interactuar con el “chico bueno” que con el “chico malo”. Y cuando los niños pequeños tenían la oportunidad de dar o quitar golosinas a los personajes, tendían a premiar al que ayudaba y castigar al que entorpecía.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad